Déficit de progesterona. Fitoprogestágenos

Déficit de progesterona. Fitoprogestágenos
3 jun 2024
0 comentarios

La progesterona es la hormona dominante en la segunda fase del ciclo ovárico (después de la ovulación). Se sintetiza a partir del colesterol y tiene muchas funciones, como equilibrar los efectos de los estrógenos, ser antiinflamatoria, relajante y diurética (favorece la eliminación de orina).

Cuando existe un desequilibrio hormonal que conduce a un exceso de estrógenos con déficit de progesterona, se produce un aumento de las moléculas desencadenantes de la inflamación en tejidos y células, llamadas citoquinas prostaglandinas. Estas moléculas, en altas cantidades y de forma prolongada, favorecen trastornos como los miomas y pólipos, los dolores menstruales, la endometriosis y el sangrado menstrual excesivo.

Otros síntomas de disminución de progesterona y de predominio estrogénico son:

  • Hinchazón (retención de líquidos)
  • Hinchazón y sensibilidad mamaria
  • Reglas irregulares o anormales (con mucha frecuencia, sangrados excesivos)
  • Cambios de humor (depresión, irritabilidad)
  • Menor deseo sexual
  • Aumento de peso
  • Dolores de cabeza
  • Manos y pies fríos

El equilibrio hormonal es vulnerable a elementos como el estrés, el intestino, el deporte, el descanso y la exposición a tóxicos ambientales (disruptores endocrinos). Además de cuidar todos estos aspectos, usar determinados fitoprogestágenos (fitoterapeúticos para restaurar la función óptima de la progesterona) te pueden ayudar.

En un ciclo menstrual normal se producen unos cambios hormonales dinámicos que ocurren durante cada ciclo de 28 días (media normal de 25 a 35 días)
Hay dos hormonas que controlan el ciclo mestrual:
- La FSH (hormona estimulante del folículo) se produce en la hipófisis (glándula situada en el cerebro) durante la primera fase del ciclo (primeros 14 días o fase folicular), estimula el crecimiento y maduración de los ovocitos para la ovulación.
- La LH (hormona luteinizante) también se produce en la hipófisis y es la responsable de la maduración completa del folículo y de desencadenar la ovulación.
En la fase folicular temprana, la secreción pulsátil de FSH estimula la maduración progresiva del folículo ovárico y la producción de diversas hormonas sexuales. En estos primeros días del ciclo menstrual, la hormona LH, secretada se encuentra en niveles muy bajos. A medida que los folículos ováricos se van desarrollando y aumentan los niveles de estrógenos que éstos producen, los receptores de la LH empiezan a expresarse en dichos folículos en desarrollo. Cuando uno de los folículos ha crecido lo suficiente para madurar y los niveles de estrógenos están muy elevados, se produce el llamado "pico de LH", momento en el que se produce una liberación continua de LH durante 24-48 horas. Esta gran cantidad de LH induce la expulsión del óvulo (ovulación) y que el folículo restante se transforme en el cuerpo lúteo o cuerpo amarillo que secretará progesterona durante la segunda fase del ciclo (fase lútea), con los mayores valores entre los días 6 y 8 después de la ovulación, hasta unos días antes de la menstruación. Esta progesterona producida por el cuerpo lúteo es necesaria para madurar el endometrio y favorecer la implantación del embrión.


Estas plantas progestágenas optimizan de forma saludable la producción de progesterona por las glándulas suprarrenales y los ovarios, y pueden ayudarte en determinados periodos de tu vida. Actúan mediante diferentes formas:
  • Algunas de ellas tienen la capacidad de estimular el sistema hipotalámico-pituitario-suprarrenal promoviendo la liberación de las hormonas que estimulan la producción de progesterona.
  • Otras ayudan a mantener el tamaño y la función de las glándulas suprarrenales y otros tejidos productores de progesterona.
  • Varias exhiben propiedades miméticas de la progesterona, como acciones antihipertensivas y antialérgicas.

Dispones de ellas en el mercado en diferentes formas: plantas secas con las que hacer preparaciones, infusiones, cápsulas, gotas... Las dosis varían según el fabricante. Debes evitar un consumo excesivo y no ingerir más de lo recomendado en la etiqueta. Lo normal es que los efectos terapéuticos sean visibles tras un periodo de entre uno y tres meses. Dada la falta de evidencias, no se recomienda para mujeres en estado de embarazo y lactancia.

  • Passiflora (Passiflora incarnata): Sus principios activos se encuentran en las partes aéreas: flores, tallos y las hojas de la planta, con propiedades miméticas de la progesterona (es antiasmática, ansiolítica y sedante), lo que puede deberse a una fracción de benzoflavona (flavonoide aislado de Passiflora) que se ha relacionado con la activación de los receptores GABA, imitando las propiedades agonistas GABA de la progesterona.
  • Vitex (Vitex agnus-castus): el uso tradicional de sus bayas como hierba potenciadora de la progesterona puede deberse a su capacidad para estimular la expresión del receptor de progesterona, y sobre la hipófisis, por aumentar la secreción de LH y disminuir la FSH, lo que induce al cuerpo a producir más progesterona y menos estrógeno. También tiene una acción similar a la del neurotransmisor dopamina. Se ha comprobado que disminuye el apetito, alivia la depresión y mejora el sueño.
  • Peonía (Paeonia lactiflora): su raíz se utiliza en medicina tradicional china desde hace más de 1000 años para reducir el dolor, la inflamación, los espasmos musculares y los dolores menstruales, así como para paliar síntomas de algunos trastornos autoinmunitarios, como liquen plano oral, psoriasis, artritis reumatoide o síndrome de Sjögren.
    Las propiedades antiinflamatorias e inmunomoduladoras de la peonía se deben a las altas cantidades de glucósidos antiinflamatorios que posee, aunque la paeoniflorina es su componente activo más abundante, con capacidad de reducir la producción y cantidad de citoquinas. Además, inhibe la monoaminooxidasa (MAO), una enzima que inactiva ciertos neurotransmisores, por lo que también ayuda a mejorar las funciones cerebrales, la memoria, la cognición y los estados de ánimo. Así mismo, reduce el estrés oxidativo, lo que podría ayudar a prevenir la aparición de Alzheimer y otras demencias. 
    Paeoniflorina también tiene efectos hepatoprotectores, capaces de disminuir los niveles de bilirrubina, así como propiedades anticoagulantes, porque aumenta la acción del activador del plasminógeno uroquinasa (enzima que contribuye a resolver los problemas de trombosis de forma natural). Su uso está contraindicado en personas que tienen programada una cirugía y un consumo excesivo se asocia a sangrado excesivo, diarrea y malestar digestivo.
  • Ñame silvestre (Dioscorea villosa): su raíz tiene propiedades antiespasmódicas y antiinflamatorias que imitan en muchos sentidos las mismas acciones de la progesterona. Históricamente, las acciones de la dioscorea se han atribuido a la capacidad de relajar el sistema nervioso autónomo y, por lo tanto, a disminuir los síntomas vasomotores, como sofocos y sudores nocturnos (que se asocian con disfunción autonómica). Esto sugiere que actúa más como un mimético funcional de la progesterona, ya que, aunque tradicionalmente se considera una hierba progestágena, no existe evidencia de que el cuerpo humano pueda convertir su ingrediente activo, la diosgenina, en progesterona. La diosgenina es el esteroide de la planta que es químicamente convertido para producir la progesterona de forma industrial. Hallazgos recientes muestran que la diosgenina causa relajación de las arterias coronarias en la que no participan ni los receptores de estrógeno ni de progesterona.
  • Bupleurum (Bupleurum falcatum): conocida como hierba gitana o manzanilla de puerto, el uso de su raíz forma parte de la medicina tradicional china desde hace más de 2.000 años, utilizada principalmente como "tónico hepático" al mejorar la salud del hígado. Presenta acciones que imitan las funciones antiinflamatorias de la progesterona (reduce los síntomas del asma y existe evidencia científica que sugiere que podría ayudar a reducir la inflamación, mejorar el control de la diabetes y potenciar el sistema inmunitario). Estas acciones son atribuibles a la saikogenina, el componente activo de la planta. Si se consume en dosis muy altas, las saikosaponinas presentes en bupleurum pueden provocar inflamación y lesiones en el hígado de forma rápida.

Fuentes:

  • Web yourhormones.com
  • Navarro M.ªC, Losa F, Beltrán E, Ortega M.ªT, Carretero M.ªE, Cañigueral S, Bachiller I, Vila R, Alonso M.ªJ, López-Larramendi JL, Allué J, Martín M, Cornellana M.ªJ, Mendoza N, Castelo-Branco, C. Productos naturales en la mujer madura, MenoGuía AEEM. Primera edición 2022.
Galería de imágenes

Archivos para descargar

Categorías del Blog
Por Fecha de Publicación
6-2024 (1)
5-2024 (1)
4-2024 (1)
7-2023 (1)
6-2023 (1)
4-2023 (1)
3-2023 (1)
1-2023 (1)
9-2022 (1)
8-2022 (1)
7-2022 (1)

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).
Clic aquí para más información.
Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Panel de configuración de cookies

Usted puede aceptar o rechazar el uso de cookies agrupadas por sus finalidades, y si es el caso, en función del tercero que las utiliza:

Google Analytics
Cookies Técnicas