Disminuir el hiperestrogenismo

Disminuir el hiperestrogenismo
3 jul 2023
0 comentarios

Como te comenté en el anterior blog, a continuación, te describo algunas pautas recomendadas para disminuir el hiperestrogenismo (exceso de estrógenos no compensados con progesterona) a través de la alimentación:

1) Aumenta la ingesta de reguladores hormonales:

Mediante diferentes funciones ayudan a equilibrar nuestras hormonas, principalmente:

 

  • Disminuyendo la actividad de la enzima aromatasa, que como hemos dicho, es la responsable de convertir los andrógenos en estrógenos.

  • Ayudando a nuestro hígado e intestino a eliminar de forma adecuada el exceso de estrógenos.

  • Aumentando los niveles de progesterona (para compensar el exceso de estrógenos).

 

Que la comida sea su medicina y que la medicina sea su comida. (Hipócrates)


 

Te enumero algunos:

Verduras: Crucíferas (coliflor, brócoli, coles de Bruselas, col rizada, repollo), remolacha, calabaza, zanahoria, espinacas, acelgas, espárragos, ajo, cebolla, puerro, cebolletas, rábanos, algas marinas, seta reishi.

Frutas: Uvas negras, pomelo, fresas, frambuesas, grosellas, arándanos, albaricoque, sandía, manzanas, plátanos.

Legumbres: Altramuces, guisantes, lentejas, alubias, arroz.

Semillas-cereales: Lino, sésamo, soja, chía, lúpulo, cáñamo, avena y frutos secos.

 

2.Evita tóxicos ambientales que en el organismo actúan como estrógenos en el cuerpo (los llamados xenoestrógenos, que son disruptores endocrinos) **Puedes leer más sobre ello en mi Blog sobre Xenoestrógenos, enero 2023

 

 

B) Reduce la inflamación a través de la dieta:

  1. Evita alimentos procesados, azucarados y con alta cantidad en histamina (conservas y semiconservas de pescado, quesos madurados y fermentados, algunas verduras, los embutidos no cocidos, el vino y la cerveza y aditivos alimentarios que liberan histamina endógena, como el glutamato, el benziato, algunos colorantes (amarillo E-102, E-110, rojo E-124, amarante E-123), los sulfitos y nitritos).

  2. Elimina los productos lácteos y carne roja, ricos en acido araquidónico, que es un ácido graso precursor de las prostaglandinas inflamatorias.

  3. Aumenta la ingesta de alimentos antiinflamatorios y calmantes del dolor: cebolla, ajo, cerezas, arándanos, grosellas, piña, vinagre de manzana, alimentos con grasas omega 3 (sardinas, salmón, caballa, marisco y grasas derivadas de plantas como el aceite de coco, aceite de oliva, aceitunas, nueces, semillas de calabaza, lino, chía, sésamo, cáñamo y aguacate) Especias, infusiones o plantas: cúrcuma, jenjibre, onagra, borraja, harpagofito, boswellia, lúpulo, mangostán, cola de caballo, azafrán, comino negro, albahaca, tomillo, clavo y menta.

  4. Cuida tu salud intestinal: Cuando hay un desequilibrio de la flora intestinal (denominado disbiosis intestinal) o aumento de la permeabilidad intestinal por diversas causas, aumentan la absorción de tóxicos y la inflamación, generando patologías del propio intestino, y también otras muchas enfermedades (metabólicas, neurológicas, autoinmunes, inflamatorias, etc…)


Alteran el equilibrio de nuestra MICROBIOTA:

  • Estrés
  • Uso excesivo de antibióticos
  • Alto consumo de azúcar refinado
  • Bajo consumo de fruta y verdura
  • Exceso de alimentos procesados
  • Exceso de grasas de mala calidad (las grasas hidrogenadas)
  • Ingesta de alcohol
  • Sedentarismo y ejercicio excesivo
  • Tóxicos ambientales
  • Obesidad, el hambre y la sed
  • Problemas intestinales e intolerancias alimentarias
  • Falta de exposición al sol, exceso de luz azul y la contaminación electromagnética

Para mejorar tu flora intestinal debes intentar ingerir cada día varios de estos alimentos.

  • Alimentos probióticos naturales (con bacterias vivas) que contribuyen a la regeneración del microbiota como el kéfir de agua, el yogur de soja, el chucrut, té kombucha, las aceitunas y otros encurtidos.

  • Alimentos ricos en fibra prebiótica: diferentes tipos de fibra (soluble, insoluble y mucílago) que promueven el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas porque les sirven de alimento. Se encuentran en alimentos como el ajo, la cebolla, alcachofas, espárragos, puerros, zanahoria, pepino, apio, guisantes, patata, boniato, yuca o tapioca, remolacha, crucíferas (col, coliflor, brócoli), setas, arroz, maíz, centeno, avena, lino, sésamo, legumbres, germinados, higos, ciruelas, cerezas, uvas, frutos del bosque, pulpa de manzana y pulpa de cítricos, plátanos verdes, la miel y el té.


En el siguiente blog hablaré de cómo la toma temporal de ciertos suplementos o plantas, cuando los alimentos y resto de medidas no son suficientes, o en algunos periodos de nuestra vida (por ejemplo, de mayor estrés) pueden ayudarnos a mejorar nuestros niveles de hormonas.

Categorías del Blog
Por Fecha de Publicación
6-2024 (1)
5-2024 (1)
4-2024 (1)
7-2023 (1)
6-2023 (1)
4-2023 (1)
3-2023 (1)
1-2023 (1)
9-2022 (1)
8-2022 (1)
7-2022 (1)

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).
Clic aquí para más información.
Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Panel de configuración de cookies

Usted puede aceptar o rechazar el uso de cookies agrupadas por sus finalidades, y si es el caso, en función del tercero que las utiliza:

Google Analytics
Cookies Técnicas